Procesión Virgen de los Dolores

En Castril puedes sumergirte en las aguas de su río o… en una de sus procesiones

con sus bellos recorridos por las calles empinadas en las que sus casas y balcones se visten con gusto para acariciar a sus santos.

Sus pasos se elevan a la altura de los balcones que parecen estar hechos a medida de sus patrones. El manto de la Virgen de los Dolores, con sus bordados dorados en fondo negro, se prolonga desde el horizonte hasta el cielo y se mueve como este, mostrando sus brillos dorados a la luz de las velas y las farolas que iluminan sus calles.

En Semana Santa, en Castril, todos sus elementos se alinean para celebrar una festividad de carácter cíclico que se repite sin tregua desde hace siglos.

Procesión de Semana Santa
Procesión en Castril
Fotografía de Bit Ramone © Puede ver sus imágenes aquí

Este periodo ordena la vida de sus habitantes y ofrece el movimiento de todo un pueblo acompasado por el sonido de su Semana Santa. Parece incluso que el movimiento de la ropa tendida en las calles y el del agua de sus fuentes se sincronizase en sintonía con los compases del ambiente.
Castril es bello como una mujer al natural, pero como todas las mujeres, pone sus mejores ropas, con sus mejores bordados, en sus mejores balcones, pone en ellos sus mejores geranios, y maquilla con cal sus calles, como lo hace con su cementerio el día de los Santos Difuntos, que brilla al tímido sol por aquellos que trabajaron por este pueblo.

Sumérgete en la Semana Santa de Castril.

Porque Castril, en Semana Santa, hipnotiza.

Calendario festivo de la Semana Santa de Castril:

Viernes de Dolores:

Procesión del Viernes de Dolores.

Domingo de Ramos:

Bendición y Procesión de las Palmas, en la que las palmas que portan los vecinos acarician el aire y el sol hace aún más intenso el color amarillo de éstas, que acaban siendo objeto y materia de artesanía con el que se elaboran elementos decorativos con trenzados exquisitos y de buen gusto. Se elaboran desde objetos pequeños, hasta palmas trenzadas de la copa al tallo, como la que tradicionalmente acompaña a San Juan en la procesión del Domingo de Resurrección.

Miércoles Santo:

Procesión del Santo Vía Crucis, que cada año es distinta, porque cada año recorre un itinerario diferente por las calles del pueblo. Es como si este Vía Crucis quisiese llegar a todas las casas; su peculiaridad es que cada lectura o estación se realiza en el balcón de una casa. Son catorce estaciones; catorce balcones con catorce vestidos, catorce balcones con catorce personalidades, las de sus casas, que parecen hablar. Catorce escenarios ricos en cultura popular castrileña. Catorce maravillosas pinceladas de un cuadro impresionante. Un verdadero patrimonio de la humanidad.

Jueves Santo:

Procesión del Nazareno y Ntra. Sra. de los Dolores.

Viernes Santo:

Procesión del Santo Entierro y Ntra. Sra. de los Dolores.

Procesión del Silencio, durante la cual Castril enmudece, y en las calles por donde se acompaña a la Virgen de los Dolores, solo el sonido de las horquillas de madera, golpeando la piedra, hace eco a las doce de la noche.

Sábado Santo:

Celebración de la Vigilia Pascual, en la que elementos como el fuego y el agua hacen partícipe del ritual a todo el que se persona. El pueblo se reúne alrededor una pequeña hoguera que da luz a las velas de los asistentes.

Domingo de Resurrección:

El Encuentro, en la que la figura más brillante es la de San Juan, de proporciones pequeñas en cuanto a talla y trono, pero en proporción a los niños, que son los encargados de correr con el hijo adoptivo de María para darle la noticia de que su hijo ha resucitado. Son seis carreras, tres de San Juan, que recorre la preciosa curva de la plaza Don Hernando de Zafra, y otras tres del Cristo Resucitado que se reúne con la Virgen del Rosario, que corre para alcanzar a su hijo. Una verdadera joya para los sentidos.

El Encuentro, protagonistas los niños
El Encuentro del Resucitado y su Madre